Saltar al contenido →

El “maravilloso” descenso de asaltos a peatones de la ZMVM

La criminalidad es una de las
situaciones que más puede afectar la vida cotidiana de las calles en las
ciudades. En especial los asaltos a transeúntes, con o sin violencia. Una
reducción de estos es de vital importancia para que los habitantes de cualquier
ciudad puedan disfrutar del espacio público en cualquier momento y bajo
cualquier condición. Incluso, para fomentar la movilidad urbana sostenible, de
otra manera, se desincentiva que las personas caminen para cualquier actividad.
De acuerdo a la Encuesta
Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2015

el 27% de la población dejo de caminar por temor a ser víctima de algún delito.

En este sentido, en la Zona
Metropolitana del Valle de México (ZMVM) debería de percibirse hoy día como una
ciudad más segura, más disfrutable y caminable. Esto pues se ha presentado una
reducción de los asaltos a transeúntes, medidos por el número de averiguaciones
previas relacionadas con este crimen. Situación que es altamente cuestionable
por las magnitudes y los tiempos.
Antes de continuar, es importante
hacer una aclaración. Para analizar los asaltos a transeúntes se utilizan el
número de averiguaciones previas registradas por las procuradurías generales de
justicia y reportadas al Secretariado
Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública
. Estas cifras tienen
dos peros. Primero, una averiguación previa puede agrupar más de una víctima,
lo que implica que no son igual al número de víctimas totales de asalto. Segundo,
no todos los asaltos son reportados ante el ministerio público, debido a una
amplia cantidad de razones. Sin embargo, es la mejor información disponible y son
la mejor aproximación al fenómeno de los asaltos a transeúntes con datos
oficiales.
I. Asaltos a transeúntes: averiguaciones previas y tasa de criminalidad
De 2011 a 2015 en la ZMVM, las
averiguaciones previas por asalto a transeúntes han disminuido un sorprendente
61%. Registrando este descenso tanto en el Distrito Federal (Ciudad de México)
y los municipios del Estado de México pertenecientes a la ZMVM. De hecho, la
reducción en estos municipios es la más grande, pues han pasado de 33 mil
averiguaciones a sólo 6.6 mil en el mismo periodo de tiempo. Es decir, una
reducción del 80% de las averiguaciones previas (26 mil menos), mientras que el
DF la disminución fue de 11 mil averiguaciones previas (Véase Ilustración 1).



Ilustración
1. Número de averiguaciones previas por asalto a transeúntes en entidades de la
ZMVM[i]
Prácticamente toda esta reducción
de averiguaciones previas en los municipios de la ZMVM pertenecientes al Estado
de México se ha dado en los asaltos a transeúntes con violencia, las cuales
pasaron de 25 mil a sólo 5.8 mil averiguaciones previas. Mientras que las averiguaciones
previas sin violencia pasaron de 7.9 mil a 768 averiguaciones.
Esta reducción sorprendente hace
que las tasas de criminalidad muestren descensos que tendrían que ser los más
grandes éxitos de reducción de asaltos jamás vistas y colocaría a la estrategia
contra el crimen del Estado de México como la mejor del país. Al mismo tiempo
que volvería al DF la entidad más peligrosa de la ZMVM para los transeúntes. Tan
sólo en 2011 las tasas de criminalidad de asalto a transeúntes eran similares
(alrededor de 300 averiguaciones por cada mil habitantes), pero para 2015, las
tasas de asalto a peatones en los municipios del Estado de México eran de 56
asaltos a transeúntes por cada mil habitantes y en el DF, la tasa era de 194
(Véase Ilustración 2).
Ilustración
2. Asalto a transeúntes en entidades de la ZMVM (Averiguaciones previas por
cada 100 mil hab)[ii]

Sin embargo, cuando uno observa los
porcentajes de reducción en estos años por municipio en el Estado de México, se
encuentra con reducciones en prácticamente los casos (excepto en 8 municipios),
alcanzando cifras mayores al 90%. Con reducciones fuertes a finales de 2011,
(ante del inicio del año electoral de 2012) y durante 2013 (con el inicio de
las nuevas administraciones).  Reducciones sorprendentes y cuestionables,
como se verá más adelante.
II. Concentración geográfica
El 50% de los asaltos a transeúntes
en la ZMVM se concentran en 5 delegaciones del DF y 4 municipios del Estado de
México (Véase Ilustración 3). Aunque para ser exactos, hay 6 de estos que destacan
por generar una concentración geográfica al oriente de la zona urbana: Iztapalapa,
Gustavo A. Madero y Venustiano Carranza, Ecatepec, Nezahualcóyotl y
Tlalnepantla de Baz.  Las cuales
concentraron el 35% de los asaltos a transeúntes en 2011 y el 43% en 2015.
Si se le suman la delegación
Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y el municipio de Naucalpan completarían este grupo
y juntos sumarían más del 50% de los delitos en todos los años. Y aunque esta
concentración se explica en parte por el tamaño de población, es claro que
existe un fenómeno que la supera, pues  en
conjunto suman el 39% de los habitantes de la ZMVM en 2010.
Ilustración
3. Número de averiguaciones previas por asaltos a transeúntes, 2011 y 2015[iii]


Esta concentración geográfica facilita
este tipo de delitos, gracias a situaciones como la gran cantidad de divisiones
política que existen dentro del territorio urbano. Para un delincuente
familiarizado con la zona podría resultarle sencillo operar entre el DF, el
Estado de México y los diferentes municipios para escapar a los operativos de
seguridad pública.
Ahora bien, la mayor parte de la
reducción del número de asaltos a transeúntes en la parte de la ZMVM
perteneciente al Estado de México se dio justo en esta área. Siendo que las
reducciones en los municipios de Ecatepec, Nezahualcóyotl y Tlalnepantla de Baz
son más grandes que las que han sucedido en las 3 delegaciones contiguas en el
DF (Iztapalapa, Gustavo A. Madero y Venustiano Carranza) e incluso fuera de
toda tendencia. Mientras en estas 3 delegaciones del DF tienden a estabilizarse
 alrededor de los 200 asaltos por cada
mil habitantes, en estos 3 municipios del Estado de México la tendencia apunta
a la baja de 100 asaltos por cada mil habitantes (Véase Ilustración 4).
Ilustración
4. Averiguaciones previas por asalto a transeúnte (por cada mil habitantes)[iv]
La reducción de averiguaciones
previas en estos 3 municipios es del orden de 11,522 averiguaciones previas
menos en el periodo 2011-2015, de las cuales 45% corresponden a Ecatepec de
Morelos.
III. Estado de México y Ecatepec de Morelos
Las cifras anteriores contrastan
con información de la ENPIVE. Si bien, esta no se encuentra a nivel municipal,
ni distingue a los gobiernos locales de la ZMVM, muestra que la población del
Estado de México tiene una percepción de una entidad con mayor delincuencia  que el Distrito Federal. Además de que hay
información adicional que señala a que en Ecatepec existe un grave problema de
delincuencia.
De acuerdo a  la ENPIVE, el 69.5% de la población mayor de
18 años del Estado de México considera a la delincuencia como el principal
problema de la entidad. A la vez que la percepción de inseguridad aumentó de
2011 a 2015, pasando del 83.9% al 90.6% de población que considera su entidad
peligrosa. Situación que contrasta con el DF, donde también se considera a la
delincuencia el principal problema (67.6%) y pero la percepción de inseguridad
sólo ha aumentado en 3 puntos porcentuales, al pasar del 75.3% al 78.5% de 2011
a 2015. De igual manera, el 42.3% de la población mayor a los 18 años dejó de
caminar por temor a ser víctimas de algún delito en el Estado de México.
Mientras en el DF esta cifra es del 30%, siendo que en teoría habría más
asaltos a transeúntes.
Por otro lado, en Ecatepec se han
presentado dos fenómenos que hablan de un problema serio delincuencia y
criminalidad. En el Estado de México se han registrado al menos 58 casos de
linchamientos de 2010 a 2014[v],
siendo Ecatepec
el municipio que más atención ha recibido por estos lamentables hechos. Lo cual
a su vez habla de que la población no confía en las autoridades y están tomando
la justicia por mano propia ante diferentes hechos delictivos.
Por otra parte, es claro que
existe un problema de feminicidios en el Estado de México y en Ecatepec en
específico. De 2012 a 2015 de acuerdo al Observatorio
Ciudadano Nacional del Feminicidio
se han registrado 1,003 feminicidios y
1,554 desaparecidas en el Estado de México y 183 asesinatos y 400 desparecidas
en Ecatepec. El problema ha crecido a tal punto que la Secretaria de
Gobernación ha declarado una alerta
de género en 11 municipios del Estado de México
(incluyendo Ecatepec).
Además, los delitos de alto
impacto, en especial el robo de autos no ha menguado. El Estado de México
registró en 2015 la tasa más alta de robo de vehículos con violencia (136.10
robos por cada 100 mil hab.) y en quinto lugar por robos a vehículos sin
violencia (145 robos por cada 100 mil hab.)[vi].
Mientras que la Asociación Mexicana de Robo de Autos Augurados señala a
Ecatepec como el municipio donde más robos de autos asegurados se comenten.[vii]
Situación que no ha pasado desapercibida por el municipio y tan sólo en 2015 se
recuperaron 12 mil autos robados
.
IV. ¿Qué está sucediendo?
Las cifras nos hablan de una
reducción de asaltos a transeúntes en la ZMVM, pero es una reducción drástica y
poco creíble dada la información circunstancial que la rodea en especial en el
Estado de México. Entonces, ¿qué ésta sucediendo? Para tratar de dar una
explicación es posible aventurar algunas hipótesis, que bien podrían ser una
combinación o una sola de ellas.
  1. Los operativos en el DF (Ciudad
    de México) y Estado de México han logrado disminuir la delincuencia. De acuerdo
    a la Secretaría
    de Seguridad Pública del DF se implementó un “plan contra robo a transeúntes”

    que habría disminuido la problemática. Mientras en el Estado de México y en
    Ecatepec se realizó un
    operativo conjunto
    para enfrentar diferentes tipos de delincuencia, aunque
    sólo con esta acción sería difícil explicar la reducción de dichos delitos.
  2. La información presentada
    incorrectamente o existió un cambio de metodología. De hecho ya existen
    antecedentes de ello con un
    descenso sorprendente de la tasa de asesinatos en el Estado de México en el año
    2007
    , el cual de acuerdo a las autoridades del Estado de México se debió a
    un cambio metodológico.
  3. Las víctimas del delito han
    dejado de reportar. De hecho, este fenómeno, conocido como “cifra negra”
    pareciera haberse mantenido relativamente estable en el Estado el México y el
    DF; aunque es enorme. En 2011, el 93.8% de las víctimas no denunció el delito
    que sufrió y para 2015 la cifra fue de 93.6%, en el Estado de México. Mientras
    en el DF las cifras fueron de 90.5% y 91.6% para los mismos años[viii].  Ante la desconfianza han surgido  sitios de denuncia pública como Delincuentes
    Naucalpan
    , Naucalpenses
    en Movimiento por la Inseguridad
    y Denuncia Ecatepec. Incluso esta
    última cuenta con un app para teléfonos móviles llamada Alerta Ciudadana Ecatepec.
  4. Las personas abandonaron las
    calles y recurrieron a la autoprotección (como con vigilancia vecinal y
    linchamientos). Situación que pareciera estar respaldada en parte por la ENPIVE
    y los reportes crecientes de linchamientos en el Estado de México. De acuerdo a
    Vice, en
    Jajalpa, Ecatepec y otros municipios los habitantes locales han logrado reducir
    la delincuencia con amenazas de linchamientos
    .
  5. Los delincuentes están cambiando
    su modus operandi, pasando a otro tipo de crímenes o moviéndose a otros
    territorios, como podría ejemplificarlo el enorme número de robos de autos.

Ahora bien, conocer cuál de estas
es la causa o la combinación de ellas requiere de análisis más profundos que
están fuera del alcance de este texto y es algo que el gobierno del Estado de
México, y en especial, las autoridades de los municipios de Ecatepec,
Nezahualcóyotl, Tlalnepantla de Baz y Naucalpan debieran contribuir a explicar.

La realidad sería terrible de que
el fenómeno se debiera a una combinación de varios factores, pues nos
encontraríamos en el peor de los mundos. Es decir, un área conurbada en donde
gran parte de la población desconfía del gobierno, por lo que ha dejado de
denunciar los delitos y han comenzado a tomar justicia por propia mano; al
mismo tiempo que el gobierno del Estado de 
México no está presentado información confiable para dimensionar el fenómeno
y los delincuentes han pasado a actividades delictivas más dañinas para lo
sociedad.

[v]
Rodríguez Guillén, Raúl; Veloz Ávila, Norma Ilse. (2014). “Linchamientos en
México: recuento de un periodo largo (1988-2014)”. El Cotidiano, núm. 187. México: UAM.

Publicado en Sin categoría

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *